Descubre la plataforma de equity crowdfunding Capital Cell

Descubre la plataforma de equity crowdfunding Capital Cell

Crowdfunding de Inversión especializado en startups de biotecnología, eso si que es un reto y una aventura que vamos a poder conocer gracias a la entrevista que hemos realizado a Daniel Oliver fundador de Capital Cell.

¿Cómo surge la idea de crear Capital Cell?

Antes de Capital Cell fundé Creoentuproyecto, una plataforma de equity crowdfunding genérica que fue responsable, entre otras cosas de la campaña de crowdfunding de “El Español” (€3M). A finales de 2014 empezó a rondarme la idea de ayudar a las startups científicas a levantar capital; soy Biólogo de nacimiento, y me irritaba que empresas que estaban ofreciendo multiplicadores de 20-30x y tratando de curar enfermedades como el Alzheimer o la esquizofrenia fueran tan poco apreciadas por los inversores, que en cambio parecían no tener problemas en invertir alegremente en casi cualquier negocio de Internet.

¿Por qué la gente no estaba invirtiendo en negocios relacionados con salud, cuando eran más rentables y con mayor impacto social?

Básicamente, porque son increíblemente complicados de entender, y los emprendedores científicos no suelen explicarse demasiado bien. Después de todo, ¿invertirías tú en un inmunosupresor que modula las proteasas, así a botepronto? Como la respuesta es “no” (y además eso no existe), lanzamos Capital Cell como una plataforma de poner esas inversiones al alcance de todo el mundo, por dos razones principales: (1) somos expertos y nosotros nos encargamos de analizar y seleccionar las empresas con mayores probabilidades de éxito, y (2) explicamos los proyectos de manera comprensible y divulgativa. La idea era crear un puente de comprensión entre los inversores y esa cosa tan complicada pero tan futurista y tan alucinante como es el Biotech.

¿De qué forma habéis gestionado lo relativo a la regulación del crowdfunding?

Nos hemos quejado amargamente del durísimo proceso que ha supuesto la regulación del crowdfunding en España. El año que entró en vigor la regulación el volumen de negocio del sector cayó un 50% (mientras subía un 100% en el resto de Europa y del mundo), la mitad de las empresas de Equity Crowdfunding cerraron y el proceso ha sido descrito por abogados especialistas como increíblemente estricto. La mayoría de empresas han tardado más de un año en obtener la autorización, y en todo momento se ha debido a trabas burocráticas más que a problemas de gestión de las empresas. En medio de todo esto, se han llegado a formular acusaciones de favoritismo hacia ciertas plataformas que obtuvieron su licencia casi un año antes que todas las demás… en fin, un follón administrativo típicamente hispánico que ha resultado innecesariamente dañino para el Fintech español.

Al final hemos conseguido la inscripción ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores como todas las empresas del sector: sufriendo y gastando una cantidad gigantesca de dinero y horas de trabajo (aprox. la mitad de nuestra ronda seed de 2016 se ha ido en abogados y notarios).

¿Qué tal está recibiendo el mercado vuestra propuesta de valor?

Tenemos toda la sensación de haber acertado por completo. Según estadísticas recientes somos la tercera plataforma de equity del país, lo cual demuestra la gran aceptación que ha tenido la idea de invertir en proyectos de impacto social y con potencial para rentabilidades enormes. Creemos que hemos hecho un gran trabajo llevando la inversión a mucha gente que nunca había invertido, o que nunca había invertido en este sector. Estamos encantados.

¿Tenéis muchas diferencias con otras plataformas de equity crowdfunding al estar especializados?

Más allá de nuestra capacidad para entender proyectos altamente complejos, somos una plataforma de alto nivel de análisis similar a otras. Por lo general, hay dos tipos de plataformas de crowdfunding: las que analizan los proyectos uno a uno y sólo publican los que pasan un proceso exigente de filtrado, y las que lo publican más o menos todo y dejan que sean los inversores los que decidan en qué invertir. Capital Cell es claramente del primer tipo, pero no somos la única plataforma que hace esto. Eso sí, añadimos algunas capas de análisis propias de un inversor especializado: patentes, estrategia regulatoria, verificación estadística, etc…

¿De dónde salen los inversores que participan en las campañas de crowdfunding de vuestra plataforma?

En general, de la calle. En España no hay prácticamente inversores especializados en Salud o Biotech, de manera que la mayoría de nuestros inversores son novatos. Hacemos más evangelización que márketing o publicidad, cosa bastante normal en un país en que la inversión a riesgo no forma parte de la cultura. Si nos dedicáramos a invertir en ladrillo otro gallo nos cantaría :)

¿Cuál es la mayor dificultad que habéis tenido que afrontar hasta el momento como emprendedores?

En nuestro caso, obtener la autorización CNMV. Eso es récord mundial de dificultad. Pero aparte de eso, creo que la mayor dificultad a la que se enfrenta cualquier emprendedor tecnológico es conseguir desarrolladores/CTOs decentes. Es todo un reto que cualquiera debería tomarse muy en serio antes de empezar un proyecto empresarial tecnológico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *