El renacer de Bewater

El renacer de Bewater

En 2014 nació un proyecto que podría haber aportado muchísimo al ecosistema de las startups en España al facilitar que los pequeños inversores pudiesen vender sus acciones de startups a otros inversores a través de un marketplace online, pero por problemas regulatorios Bewa7er tuvo que cerrar. Entonces su promotores iniciales Ramón Blanco, François Derbaix se unieron con Unai Ansejo para la puesta en marcha de Indexa Capital, una startup con la que están logrando un importante éxito. Pero no desistieron en su idea inicial y tras varios años trabajando con los reguladores para intentar entender la mejor forma de que esta idea pueda funcionar cumpliendo con la legalidad han lanzado hoy Bewater Funds como la primera gestora en Europa que permite invertir en una exclusiva selección de compañías no cotizadas con mayor liquidez que la actual. Los inversores pueden acceder, a través de su web, a compañías seleccionadas por la gestora, y buscar más adelante liquidez para sus participaciones poniéndolas a la venta.

Bewater Funds soluciona así la falta de liquidez habitual de las inversiones en startups, reduciendo el coste, el tiempo y la complejidad de este tipo de transacciones de una forma automatizada y segura. Además la plataforma está diseñada para que inversores privados profesionales puedan acceder a un solo fondo, o diversificar invirtiendo en varios, así como acceder a información sobre las sociedades con transparencia.

De esta forma la nueva gestora de fondos Bewater Asset Management, que está autorizada y supervisada por la CNMV, creará un fondo Bewater por cada compañía en la que invierta y los inversores profesionales registrados en su web podrán elegir en qué empresa o empresas quieren invertir y las participaciones del fondo podrán comprarse y/o venderse desde el mismo momento en que el inversor disponga de las participaciones, sin esperar plazos, trámites ni estar sujeto al derecho de suscripción preferente.

Así nos cuentan los fundadores de Bewater la motivación para relanzar este proyecto: la inversión en compañías no cotizadas en España es tremendamente ilíquida. Incluso yendo bien las sociedades, los períodos de desinversión medios son cercanos a la década. Los inversores saben cuándo invierten, pero no tienen idea de cuándo podrán vender, y en general no tendrán más opción que esperar una eventual venta global de la empresa a largo plazo. Para vender participaciones en una empresa no cotizada son necesarios numerosos trámites, como la renuncia al derecho de adquisición preferente de los socios, Junta General de Socios o Accionistas, notario, lo cual conlleva mucho tiempo, costes y suponen posibilidades de desacuerdo entre los socios. El derecho de adquisición preferente que tienen los socios actuales en todas las sociedades limitadas españolas, y en algunas sociedades anónimas que lo contemplan en su pacto, reduce drásticamente la liquidez. En estos casos, el nuevo comprador pierde siempre: si los socios actuales le permiten comprar es que ha pagado más de lo que debería (porque a este precio los insiders, que están mejor informados, no compran), y si compra a buen precio no finaliza la compra porque los socios actuales ejercen su derecho de adquisición preferente. Frente a estos dos escenarios, la mayoría de inversores potenciales optan por no realizar una oferta, además la información pública sobre las empresas privadas suele ser muy limitada. Estas tres razones (trámites, derecho de adquisición preferente y la falta de información), provocan que en general sean los socios actuales los que recompren las participaciones, y lo suelen hacer con un descuento de liquidez que suele ser muy elevado. Si un socio quiere vender sus participaciones a otro inversor, este suele hacerlo a un precio en torno al 30% más bajo que el de una ampliación de capital. Se trata del descuento de liquidez. Incluso hemos visto casos donde las compra-ventas de participaciones se realizaban con un descuento de liquidez del 50%.

Traventia es la primera compañía en las que se puede invertir a través de la puesta en marcha de Bewater Funds. Una empresa que cumple con las principales condiciones que, en general, se piden a las empresas seleccionadas por la plataforma, que son las siguientes:

  • Flujos de caja positivo o con suficiente financiación para llegar a tenerlo
  • Elevado crecimiento en ventas
  • Valoración inferior a 10 veces las ventas esperadas de los 12 próximos meses
  • Cuentas auditadas
  • Presencia de un inversor profesional en su accionariado con un pacto de socios que proteja a los minoritarios

Desde Loogic queremos desear mucha suerte a los fundadores de Bewater ya que consideramos que esta iniciativa puede resultar muy beneficiosa para potenciar el ecosistema de la inversión en startups en España, facilitando que cada vez haya más inversores que decidan participar en este tipo de empresas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *