Inventan una nueva forma de financiar startups

Inventan una nueva forma de financiar startups

La capacidad de inventiva del ser humano no tiene límites, por eso debemos estar tranquilos porque las posibilidades para emprender nuevos proyectos nunca van a acabar. Fijaros que en los poco más de 20 años que hemos vivido desde que comenzó a popularizarse Internet hemos tenido un gran número de modelos de negocio a desarrollar, desde los directorios, portales, buscadores, tiendas online, agregadores, marketplace, economía colaborativa, apps y muchas otras opciones para darle utilidad a la red. Además justo en estos momentos vivimos el comienzo de una nueva gran ola en la que una nueva tecnología está permitiendo que se vayan a desarrollar cientos o miles de startups en los próximos años. Se trata de Blockchain, la tecnología que comenzó a desarrollarse a través de Bitcoin y a la que ahora se le están dando cientos de aplicaciones por parte de las grandes empresas del mundo financiero, como de las startups de Fintech y otros muchos proyectos que buscan darle utilidad a través de herramientas concretas como los Smart Contracts.

En relación con estas nuevas startups que utilizan Blockchain y Smart Contract llama mucho la atención que además han desarrollado un nuevo modelo de financiación, en lo que se denominan como ICO (Initial Coin Offerings) y Crowdsale (crowdfunding espefício para startups de blockchain)

Una ICO es operación destinada a conseguir capital para una startup, que utilizan la tecnología blockchain, por medio de una emisión previa de tokens o representaciones de valor en una cadena de bloques. Cuando las personas participan en una ICO no están adquiriendo equity o patrimonio de la empresa, como ocurre en las crowdsales, sino los tokens necesarios para el funcionamiento de una aplicación desarrollada por una empresa. De esta forma lo que se está haciendo es una preventa del servicio que se va a ofrecer y la gente lo que está haciendo al aportar su dinero en esa preventa es adquirir una especie de fichas (los tokens) que permitirán usar el servicio una vez está desarrollado. Lo novedoso en este caso respecto a la preventa del servicio es que el valor de los tokens se puede revalorizar en base a la expectativa de negocio que pueda tener esa aplicación.

Un ejemplo al respecto de esta nueva forma de financiar startups lo encontramos en el proyecto Storj, que ofrece un servicio equivalente Dropbox pero en el que los archivos están encriptados gracias a utilización de blockchain. En estos momentos la “capitalización” de la empresa, en base al valor que tienen los tokens que se han comercializado, es de 33 millones de dólares.

En España también tenemos algunos ejemplos de startups que recurren a esta nueva forma de financiación en la que las personas pueden “invertir” comprando la “moneda” que será necesaria utilizar para poder disfrutar del servicio que ofrezca la startup. Se trata de:

Creativechain.org un proyecto que usa la tecnología blockchain para crear una plataforma descentralizada de registro y distribución de contenidos multimedia que certifica de manera imborrable la autoría y licencia de cualquier obra o creación. Hace unas semanas lanzaron una campaña de crowdfunding en la modalidad que hemos explicado anteriormente y recaudaron 209 bitcoins, más de 350.000 euros.

Aragon es el proyecto fundado por Luis Cuende y Jorge Izquierdo en el que están desarrollando un software que permita crear y gestionar un nuevo tipo de organizaciones llamadas DAO (Decentralized autonomous organization) cuya forma de funcionamiento se rige a través de contratos inteligentes que funcionan de forma automatizada a través de la cadena de bloques. En la preventa de los tokens de Aragon se recaudaron hace pocos días 25 millones de dólares y en estos momentos su valor supera los 54 millones de dólares.

Como habéis podido comprobar estamos ante una nueva forma de financiar startups, una evolución del crowdfunding a través de la utilización de criptomonedas como Bitcoin. Se trata de un fenómeno que para muchos puede resultar demasiado complicado de entender y que sin duda traerá consigo nuevas problemáticas, como han sido los ataques para el robo de bitcoins, pero estoy convencido de que en su conjunto será positivo ya que abre nuevas opciones para el desarrollo de proyectos innovadores.

Estamos tan solo al comienzo de esta nueva forma de financiar las startups, pero pronto os iremos contando más cosas al respecto, por ejemplo cuando comience a funcionar la plataforma Icofunding.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *