La transformación de las profesiones: abogados

La transformación de las profesiones: abogados

El sector de la abogacía en España es bastante singular. En realidad el sector de la abogacía es muy singular en cualquier país, cada uno con sus leyes, sus procedimientos, sus usos y costumbres. Sin entrar en las diferencias jurídico-legales del mundo aglosajón con respecto a Europa.

Una de nuestras particularidades es que en Madrid hay tantos abogados ejercientes (no sólo licenciados en derecho) como en toda Francia, más de 77.000. El acceso al ejercicio de la abogacía se ha complicado con la implantación de un máster obligatorio para los licenciados antes de poder poner en práctica sus conocimientos. Estos máster tienen sus límites de alumnos, y sobre todo, están limitados por la obligatoriedad de realizar unas prácticas junto a abogados en ejercicio. No hay plazas para todos, así que es probable que poco a poco disminuya el número de abogados en ejercicio.

Todavía recuerdo la época en la que los abogados no podían hacer publicidad de sus servicios. Ahora no sólo hay numerosa publicidad de abogados sino que compiten en algunos sectores de especialización como las distintas formas de ir contra los abusos bancarios que todavía dan mucho que hablar.

Una especialización más antigua de los abogados es la de los abogados de accidentes de tráfico. ¿Es posible y rentable una especialización de este tipo? La práctica habitual en las especializaciones bancarias o de accidentes de tráfico es reducir al máximo (incluso a cero) el cobro de honorarios fijos, y trabajar a éxito.

Es interesante cómo en este ámbito la especialización se ha convertido en una actividad multidisciplinar, ya no sólo del ejercicio de la abogacía. El ejemplo que estoy poniendo de los accidentes de tráfico, hay despachos que ya no sólo ofrecen servicios de abogado, sino también de peritos médicos todo a cuenta del éxito de los procedimientos.

A esto hay que sumar que la máxima de los abogados es siempre evitar ir a juicio, para acortar los procedimientos (menos trabajo), para no depender de interpretaciones judiciales ni de a saber qué testigos o acontecimientos que pueden hacer perder un caso; por este motivo algunos despachos como el enlazado antes han creado un departamento especial de tramitadores, que son especialistas en negociar con la otra parte (normalmente aseguradoras) para cerrar los casos con rapidez y a favor de sus clientes.

Este un ejemplo de los abogados, pero hay muchos más, y cada vez que surge una nueva tecnología con implicaciones legales surgen abogados especializados en esas nuevas tecnologías. Algunos estarán pensando en qué va a pasar con las reclamaciones en caso de accidentes de tráfico con coches autónomos, cuando intervengan sólo vehículos sin pasajeros, con pasajeros, con conductor o sin él… todo un reto en el apartado legal.

Y ya no hablemos cuando intervenga la Inteligencia Artificial, el Blockchain… los despachos de abogados deberán ser una mezcla de abogados y expertos en tecnología, peritos forenses de inteligencias artificiales, y a saber qué otras cosas más.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *